Al Levante le sobraron diez minutos ante el Lyon.


Al Levante le sobraron diez minutos ante el Lyon.

El Levante puso contra las cuerdas a un Olympique Lyonnais que definió el partido a su favor en los últimos diez minutos. Tras un pulso constante en el que las granotas ofrecieron su versión más combatiente, las galas lograron romper la lata con los tantos de Malard y Morroni que acabaron siendo maquillados por el de Crivelari para dejar la eliminatoria abierta de cara al partido de vuelta.

El cuadro local salió al verde del Ciutat revolucionado. Como la niña a la que dejan por primera vez jugar con las mayores y quiere demostrar toda su valía en dos minutos. Fue el tiempo que tardó el cuadro granota en gozar de la primera ocasión. Un error en la salida de balón de Wendie Renard fue aprovechado por Alba Redondo para robarle el esférico, pero su disparo desde la frontal no tuvo potencia ni dirección.

Conexión Toletti-Alba.

Tardó el Lyon en quitarse las cadenas, pero es imposible maniatar a un equipo con tanto potencial. Gozó de un cuarto de hora de acoso y derribo sobre el área rival, pero el bagaje defensivo del conjunto local fue inmaculado. Nuria Mendoza sacó la más clara cortando a ras de césped una internada de Catarina Macario.

Plausible la apuesta del Levante en la primera parte, valiente, aguerrido y atrevido. No le limitó a defender con uñas y dientes sino que se atrevió a atacar sin complejos. La conexión Sandie Toletti-Alba Redondo dejó destellos de gran pareja de baile, con una asistencia de la francesa que dejó sola a la manchega para que su disparo cruzado acabara atajándola Tiane Endler.

Tres goles en cinco minutos.

La segunda parte iba a seguir el mismo guión que la primera, aunque todo el mundo miraba de reojo el depósito de gasolina del conjunto granota. La intensidad con la que el Levante hizo que se jugara el partido llegó a desquiciar a un Lyon que acabó el partido con una jugadora menos por la expulsión de Selma Bacha.

Más información: MARCA.