Baño histórico de España a Alemania y billete a la Final Four.


Baño histórico de España a Alemania y billete a la Final Four.

No fue una victoria cualquiera la lograda por España ante Alemania (6-0), ni mucho menos. La selección no solo consiguió el billete para la Final Four de la Liga de Naciones, sino que lo hizo a lo grande, con una goleada de escándalo ante uno de los mejores equipos del mundo que pasará a la historia de los mejores momentos del combinado nacional.

El repaso a los germanos sirve además para reafirmar un proyecto, el de Luis Enrique, que deja las dudas atrás para dar paso a la ilusión de que la Roja pueda repetir los éxitos de hace no tantos años.

El choque comenzó con una España agresiva que, sabedora de que solo le valía ganar, fue a por los alemanes sin especular lo más mínimo. Una falta al borde del área (que pareció dentro) desembocó en una falta con la que Sergio Ramos lanzó el primer avisó, pero Neuer se lució.

La lesión de Sergio Canales hizo que Fabián entrara al campo y de sus botas nació el primer gol. Sacó un córner al segundo palo y Morata, imperial, conectó un testarazo ante el que nada pudo hacer el portero alemán.

El equipo de Luis Enrique era un vendaval. Con Rodri y Koke a los mandos y una presión asfixiante, Alemania no era capaz casi ni de pasar del centro del campo. Una gran jugada de Ferran por la derecha acabó en el segundo gol, obra de Morata, pero el colegiado anuló el tanto por fuera de juego. No era tal, ni de lejos, pero no hay VAR en la Liga de Naciones. España, el país que más clama contra el videoarbitraje, echándolo mucho de menos.

Que el gol no subiera al marcador dio exactamente igual, España era una fábrica de generar ocasiones ante una Alemania desbordada. Neuer evitó el tanto de Ferran en un mano a mano pero poco después no pudo parar el trallazo del valenciano. Dani Olmo estrelló el balón en el larguero y en el rechace no perdonó el jugador del Manchester City.

En pleno desconcierto alemán, el tercero llegó obra de Rodri de cabeza, de nuevo en un córner. Los de Löw no estaban en el partido.

Tras el descanso, no bajó el equipo de Luis Enrique el pistón. No quería ganar, quería aplastar, convencer a los incrédulos de que este equipo puede aspirar a cosas grandes. Dani Olmo exigió de nuevo a Neuer y, en plena cascada de llegadas españolas, Gayà desbordó a la defensa germana para regalarle el gol a Ferran Torres, que fusiló sin piedad la meta rival.

Sin perder el hambre tras el cuarto.

Había caído el cuarto, pero la Roja quería más. Había olido la sangre alemana y no iba a soltar a su presa. De nuevo por la izquierda encontró una autopista el equipo español y fue Fabián el que se sacó un gran centro al que Morata, por muy poco, no llegó a rematar cuando solo tenía que empujar el balón a la red.

Alemania dio señales de vida por primera vez en el minuto 76. Un latigazo de Gnabry desde la frontal se estrelló en el larguero con violencia, pero no hubo gol del honor.

La respuesta de España fue contundente y llegó de las botas del mejor hombre ayer de la selección, Ferran Torres. El de Foios conectó un impresionante derechazo para completar su hat-trick y hacer el quinto ante una Alemania absolutamente devastada.

Contaba los minutos con desesperación el equipo germano, consciente de que podían llegar más goles. Y así fue. El sexto demostró que no estaban los de Löw en el partido cuando Gayà ganó la espalda de la defensa rival, se le fue largo el control y aún así consiguió centrar para que Oyarzábal, que había entrado minutos antes al campo, marcara a placer para redondear una goleada para la historia de la selección española… y también de la alemana.

Más información:  20 MINUTOS.