Carambola machista: la polémica por el grito de “puto” perjudica a la selección femenina de fútbol de México.


Carambola machista: la polémica por el grito de “puto” perjudica a la selección femenina de fútbol de México.

La Federación Mexicana de Fútbol (FMF) pretende resolver un problema con otro problema. La FIFA multó hace unas semanas a México por el peyorativo grito de “puto” en los estadios. Uno de los castigos es jugar dos partidos oficiales a puerta cerrada. La multa corresponde por un partido del combinado masculino sub 23 y la lógica marca que debe ser aplicable a los partidos de eliminatoria mundialista del equipo mayor. Sin embargo, la organización mexicana ha solicitado a la FIFA saber si el Tri femenino puede pagar esos castigos en vez del equipo mayor, según el diario Reforma. Horas después, la FMF bajo toda la presión negó todo al asegurar que “no tiene injerencia alguna para elegir los partidos donde se deberá aplicar la sanción” y que no busca afectar al equipo de mujeres.

“Por como nosotros visualizamos las diferentes competencias existe la posibilidad de que sea tanto la selección mayor varonil como la selección mayor femenil. Hay fecha FIFA femenil en septiembre”, dijo Yon de Luisa al periódico Reforma. El director se escuda en que la sanción de la FIFA aplica a la Federación Mexicana de Fútbol sin importar la categoría. Ese resquicio legal puede ser benéfico, en cuestión económica, para la selección masculina que jugará contra Jamaica (2 de septiembre) y Canadá (7 de octubre) como local.

“Estamos esperando a que la FIFA nos indique el detalle de la sanción, hay partidos de la selección femenil y varonil en los próximos meses, aún no sabemos cuándo se aplicarían estos dos partidos”, dijo De Luisa . “No tenemos ningún interés de acomodar la sanción, con o sin sanción, la selección femenil va a tener partidos en septiembre y octubre correspondientes a fecha FIFA”, agregó. La selección mexicana de mujeres no tiene programados partidos para septiembre, la de hombres sí.

“El sentir feminista es de injusticia, de que no se corresponde con la sanción que se presentó en un espacio de la selección varonil y se considera que sean castigados los espacios del fútbol femenil. Es una demostración de la misoginia latente en las estructuras del fútbol, de la Federación”, opina Claudia Pedraza, doctora en Ciencias Políticas y especialista en deporte femenino.

“Dependeremos del calendario, aquí no podemos seleccionar ni mover, al equipo que le toque es el que va a pagar, lo que sí sabemos es que no hay competencias oficiales ni partidos de fecha FIFA en selecciones menores, por lo tanto tendrían que pagar las selecciones mayores [tanto masculina como femenina]”, dijo De Luisa a W Radio.

“Es un mensaje negativo de la Federación, prácticamente dice que el fútbol femenino no importa, y que todas las campañas son de blanqueo y no de transformación”, menciona Pedraza. Hace cuatro días, la misma Federación había anunciado una alianza con la Fundación Frida Kahlo para emprender campañas de empoderamiento de las niñas y mujeres en el fútbol. “El hecho de pasar el mensaje de la vida de Frida, del legado, de pasarlo a nuestras jugadoras, de saber que se puede más allá de caminar, de volar, es verdaderamente importante”, había dicho De Luisa.

La FIFA tiene a México en la mira por el grito de “puto” desde 2014. La palabra es una forma peyorativa para referirse a los homosexuales en México. Los aficionados han defendido el grito bajo el argumento de que es parte del folclore del fútbol mexicano y que no se trata de nada despectivo. En las últimas semanas, la Federación ha intensificado sus campañas. En los entornos del fútbol femenino, sin embargo, no se escuchan este tipo de insultos.

La última vez que la selección femenina de México jugó en el Azteca fue el pasado 20 de febrero, sin público por la pandemia de la covid-19. Y la vez más reciente con público ocurrió en 2007 cuando se enfrentaron a Panamá. “Cuando ha jugado en casa no se ha presentado ese grito. Es como usar el argumento de que las mujeres también violentan para justificar la violencia de los varones”, señala Pedraza.

La polémica por el castigo al grito de “puto” llegó al Congreso. La Cámara de Diputados hizo un llamado para que la selección femenina no sea afectada. La multa “implica una injusticia y refuerza las desigualdades que enfrentan las mujeres futbolistas”, se lee en el comunicado.

Más información: EL PAÍS.