Clubes y sindicatos sacan adelante el Convenio Femenino sin contar con la RFEF.


Clubes y sindicatos sacan adelante el Convenio Femenino sin contar con la RFEF.

El primer convenio del fútbol femenino en España es ya una realidad. Se ha votado en la junta de división con los clubes con un aprobación de 10 votos a favor, 2 en contra y 2 abstenciones. La patronal (Asociación de los Clubes de Fútbol Femenino) y los sindicatos (AFE, Futbolistas ON y UGT) firmarán con el Consejo Superior de Deportes este convenio dejando fuera a la RFEF en las próximas semanas. Ya está aprobado y los sindicatos informados.»Hemos conseguido la financiación necesaria para hacerlo gracias a un acuerdo con Mediapro», ha anunciado Rubén Alcaine, presidente de la ACFF. «Normalmente los convenios no van para abajo», añadió al explicar que este convenio termina el 30 de junio y se tendrá que renovar, dejando claro que a peor no iba a ir. Las jugadoras tendrán un salario mínimo de 16.000 euros a jornada completa con carácter retroactivo.»La RFEF no es parte en la negociación del convenio.

No es ni patronal ni sindicato. Ellos dijeron 20.000 euros como podían haber dicho 40.000. Hasta el viernes, que ya se sabía que habíamos alcanzado un acuerdo con Mediapro, no decían nada. Sólo entonces lo dijeron pero con mucha letra pequeña. Las propuestas de la RFEF eran muy difíciles de aceptar, incluían unas normas que planteaban un escenario jurídico complicado que, además, implicaba en la letra pequeña que se retirase cualquier tipo de demanda abierta contra la RFEF. Y no estábamos dispuestos porque se han incumplido contratos. Los clubes han hablado y no lo han aceptado».»La firma será está semana. Estamos en condiciones de firmar ya. hemos desvinculado los derechos audiovisuales del convenio y, a partir de ahora, seguiremos trabajando para pacificar el entorno a todas las partes», sentenció Alcaine.Mediapro pagará 100.000 euros por cada club (11 de ellos, el Sevilla queda fuera) a cambio de la Copa de la Reina y de explotar la U televisiva, publicidad estática etc… El compromiso con Mediapro es para este curso, y dos temporadas más. Gracias a estos activos, que la ACFF no explotaba, el Convenio ya es una realidad.»Mediapro ha entrado a desbloquear este problema que no nos venía bien a nadie.

Las jugadoras pedían este convenio y, desvinculándonos de la RFEF, hemos encontrado el escenario necesario para poder firmarlo gracias a Mediapro», explicó Rubén Alcaine, presidente de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino.

Una relación de más de siete años»Desde Mediapro sólo queremos recordar nuestra vinculación histórica con el fútbol femenino. Llevamos siete temporadas retransmitiéndolo, cuando ningún otro medio les prestaba atención. Más de 500 partidos en directo y estamos satisfechos con los beneficios que ha producido. Hay un crecimiento exponencial de las licencias federativas. Cualquier partido que damos ofrece más de 100.000 espectadores. Algunos muchos más. Es una visibilización que beneficia a todos y que atrae a los patrocinadores. Cuando la ACFF convocó el concurso, dado este histórico vínculo, acudimos y los ganamos, como con tantos otros», explicó Miguel Cardenal, de Mediapro.»Viendo que no se lograba concretar y que el programa Élite era un fantasma al que no se podía llegar nos dirigimos a la ACFF para ver si les podíamos ayudar a que contaran con los recursos que necesitaban. Al final convenimos comprarles algunos activos y que, a cambio, les ofrecíamos el dinero suficiente para que pudieran hacer frente al Convenio Colectivo que han cerrado ahora», añadió Cardenal, ex secretario de Estado para el Deporte hoy en Mediapro.»La RFEF no tiene firmado ni con el Real Madrid, ni con el Barcelona, como decían. Ellos piden retransmitir en simulcast, en sus televisiones y con el operador (Real Madrid TV o Barça TV)», desveló también Miguel Cardenal. «El dinero lo ponemos porque queremos que se firme el convenio colectivo. Hemos comprado la Copa de la Reina (15 partidos al año) y los que puedan disponer de la U televisiva, la publicidad perimetral del campo. Hasta ahora la ACFF no le sacaba ningún rendimiento a estos activos y han servido para que podamos adquirirlos y que el Convenio se llegue a firmar.Cronología de una firmaDesde el 20 de septiembre de 2018, el día que los clubes acordaron unirse para comercializar sus derechos. La RFEF, en esa época, no se pronunciaba sobre el tema.En enero de 2019 hubo un comité de fútbol femenino en Alicante y, en ningún caso se habló de un nuevo modelo ni de ninguna competición, pero sí dejó claro la RFEF que quería hacer cosas nuevas a lo que se venía haciendo en la «era Villar». Era el 22 de enero.

El 6 de febrero la RFEF reunió a los clubes y a la Asociación, para trasladarles el deseo de sacar a concurso los derechos audiovisuales, manifestando eran los titulares de estos derechos. No se mencionó ninguna competición nueva aquí.La ACFF explica que ya lo estaban haciendo ellos, por orden de los clubes, y que por tanto se abstuviera de hacerlo. Aseguraban que los derechos eran individuales de cada club y los podían comercializar como quisieran. «Os vais a meter en un lío», fue la respuesta de la RFEF según Pedro Malabia, director de Fútbol Femenino de la ACFF.La gestión siguió su curso y el 20 de febrero la ACFF lanzan la comercialización, pero seís días después dice la RFEF que ellos tendrán que autorizar cualquier retransmisión de fútbol femenino y advierten de que esa venta no tendrá validez.Pocos días después, el 4 de marzo, la RFEF presenta un nuevo modelo de competiciones que decía que coexistiría con las competiciones actuales. Según Malabia «nunca hubo ninguna comunicación previa y en esa comunicación no había ninguna información de caracter económico.El proceso de los derechos sigue su curso y el 7 de marzo las clubes de fútbol fememino comunican que Mediapro había ganado el concurso de forma unánime. Mientras, la RFEF sostenía que esa competición no era la misma que elloAndreu Camps advierte que cualquier pacto tiene que tener autorización expresa de la RFEF y califica la venta como ilegítima o contraria a la legislación vigente. Y les dan un plazo de dos semanas y, si no, se amenaza con informar a la UEFA de la situación. estamos «sólo» a 8 de marzo. También advierten de posibles sanciones disciplinarias que podrían incluso llegar a los primeros equipos de dichos clubes (entendiendo que también repercusiones a los masculinos que compiten en Europa).El 25 de marzo la RFEF reúne a todos los clubes de 1ª y 2ª y cambia el discurso: cambia el término «titular» de los derechos por el de «tutelante». Además, explican que sólo sus competiciones darán derecho a competir en Europa. Aquí, por primera vez, incluyen un dato económico de ayudas a la competición.

Hasta ahora no habían dicho nada. Todavía, según la patronal del fútbol femenino, no sabía nada del programa élite de la RFEF ni de otras ayudas económicas.Entre abril y mayo de 2019 la RFEF y la ACFF se reúnen para limar asperezas y el 8 de mayo por primera vez la Federación traslada datos concretos de cómo pretendían financiar y ayudar a esa primera división. Sólo un 40% de los ingresos irían a los clubes en esos borradores. Sólo daban las opciones de venta conjunta de los derechos de los clubes o, si no, venta individual (de la que sólo se podrían quedar el 50%). La intención era que se vendiera de forma colectiva, pero a través de la Federación. En esta primera ocasión la RFEF hablaba de unos salarios de 11.250 euros para las jugadoras en su documento de mayo. La cantidad final conseguida es de 16.000 euros, acordada por los sindicatos y por la patronal.El 21 de junio la RFEF saca un comunicado después de reunirse con los clubes explicando cómo sería la competición y la ACFF lo denunció en un juzgado porque, según ellos, de forma ambigua, se quedaban derechos que les correspondían inequívocamente a los clubes. Decían que se iban a retransmitir todos los partidos y se iban a ver en la OTT de la UEFA, sin que los clubes supieran nada (que eran ellos los que tenían que haberlos vendido). Decían que iban a aportar 20 millones de aportación directa, pero 6,5 iban a la selección y, de esos 20, ya existían más de 8 millones (gracias a Iberdrola, LaLiga, el Real decreto, a los derechos…).

En resumen, que en realidad, aportaban de forma directa 937.000 euros, según explicó Pedro Malabia.El 7 de septiembre la ACFF demanda a la RFEF por competencia desleal y los clubes se inscriben en la nuvea competición de la RFEF, pero dejando claro que no cedían los derechos audiovisuales.El 29 de septiembre la RFEF reconoce en sede judicial que no iba a obligar a los clubes a ceder los derechos y en la vista queda claro que los clubes son los titulares de estos derechos. Esto deja en papel mojado la carta del secretario general de la RFEF, Andreu Camps, que había reclamado estos derechos para la Federación.El 1 de agosto llega la primera oferta económica de la RFEF por los derechos audiovisuales. El llamado programa Élite. Una oferta por los derechos audiovisuales. El 20 de 8 ningún club se inscribe porque tenían ya sus derechos cedidos (uno de los requisitos para ir al programa élite era ceder estos derechos, por eso nadie lo hizo).El 20 de agosto Andreu Camps volvió a «recordar» que la RFEF era la titular de los derechos audiovisuales de los clubes y que ellos tendrían que dar su autorización. En ese escrito decían que sólo autorizarían la retransmisión de ventas individuales de clubes.

El 10 de septiembre la RFEF aumenta la oferta a 500.000 euros en Primera y 100.000 en Segunda. Al día siguiente otra carta de Andreu Camps enfadó a los clubes, en las que les manifestaba que ya sabían las ofertas económicas de la RFEF y que habían firmado con Mediapro sabiendo que la oferta de la Federación era mayor, lo cual según la ACFF es absolutamente falso. «Cuando los clubes adjudicaron a Mediapro fue porque nadie ofrecía nada mejor. La oferta de la RFEF que llegó meses después no existía, es falso que la conocieran», subraya Malabia.

Más información: MARCA.