Morata aparece en el momento más necesario