Dumfries y Depay clasifican a Países Bajos a octavos de final (2-0).


Dumfries y Depay clasifican a Países Bajos a octavos de final (2-0).

A la chita callando, Países Bajos va sumando. La selección tulipán no está en las quinielas para levantar la Euro 2020, esas en las que los grandes favoritos se pavonean en busca de la gloria. Sin alzar mucho la voz, los de Frank de Boer ya están matemáticamente en octavos tras su clara victoria ante Austria (2-0) y, aunque no sean los que más miedo meten, nadie quiere vérselas con ellos. Los goles los pusieron Memphis Depay desde los once metros y Dumfries en una contra, eso sí, hicieron que Austria se la tenga que jugar a cara o cruz en la última jornada frente a Ucrania.

Como el hijo que quiere destacar cuando le mira su padre, Memphis Depay no dudó cuando Alaba derribó a Dumfries dentro del área: ese penalti era suyo. En la grada estaba Ronald Koeman vigilando cada movimiento del que presumiblemente será su nuevo pupilo en el Barcelona… y el 10 neerlandés no erró.

Países Bajos no quería que la historia de locura con Ucrania se repitiese y, con otro azulgrana como De Jong inconmensurable, maniataron a Austria. Eso sí, el marcador seguía 1-0, gracias entre otras cosas a que Depay fallara una clara ocasión a puerta vacía. Una de cal y otra de arena de Memphis.

Espoleados por la necesidad, Austria se estiró un poco en busca de un empate que, viendo la primera mitad, parecía más bien lejos. Sin embargo, cuando mejor estaba el Wunderteam, llegó la mejor oportunidad de la segunda parte. Una suerte de pinball que finalizó con un disparo de Weghorst rebotando en un defensa y se marchándose a córner.

Con esa inercia y con Austria haciendo aguas, los tulipanes engancharon un contraataque vertiginoso que terminó con Malen delante de Bachmann para dar el pase de la muerte a Dumfries. El lateral derecho marcó así su segundo tanto de la competición confirmándose como el defensa más goleador hasta el momento.

Así acabó el choque y con la clasificación en el bolsillo de Holanda, la pelota pasa al tejado de Austria, que tiene tres puntos (los mismos que Ucrania) y que se jugará el todo por el todo en la última jornada. La posibilidad de entrar como uno de los cuatro mejores terceros está ahí, pero el segundo puesto del Grupo C es el verdadero premio gordo.

Más información: TELECINCO.