El Athletic remonta ante un Atlético en caída libre y repite final de la Supercopa.


El Athletic remonta ante un Atlético en caída libre y repite final de la Supercopa.

El Athletic será el rival del Real Madrid en la final de la Supercopa de España tras remontar a un Atlético (1-2) que de nuevo volvió a evidenciar los problemas de juego y defensivos que le están acompañando durante toda la temporada. Joao Félix adelantó a los colchoneros y Oblak les salvó después, pero Yeray y Nico Williams lograron darle la vuelta al marcador y sellar la clasificación de los leones, que siguen su idilio con la competición.

El choque comenzó frenético y con un Atlético desbocado. Apenas tardó ocho segundos Joao Félix en encontrar la red de la portería vasca, pero el luso estaba en claro fuera de juego. Poco después, una jugada de Marcos Llorente por la derecha encontraba a Joao, cuyo potente chut se perdió muy alto.

Llorente estaba siendo un puñal por la derecha, y otra jugada suya la remató Correa, pero un toque de un defensor envió el balón al lateral de la red.

Un posible penalti a Lemar, derribado en el área, fue el último capítulo de un gran inicio colchonero que no tuvo su premio antes de que la tendencia del choque cambiara. El Athletic despertó y también reclamó un derribo en el área, sobre Sancet, que tampoco el árbitro ni el VAR estimaron que fuera punible.

Un remate a bocajarro de Iñaki Williams, que se encontró con el cuerpo de Oblak, fue el primer aviso serio de los de Marcelino, que comenzaron a arrebatarle el balón y el dominio a su rival.

El paso de los minutos hizo el choque cada vez más soporífero. Mucho control del juego, poco riesgo y aburrimiento en las gradas del estadio saudí fueron la tónica antes del descanso. Solo una espectacular arrancada de Carrasco desde la izquierda animó al personal, pero la jugada acabó con un insulso disparo de Kondogbia a las manos de Unai Simón.

El encuentro se animó tras el descanso. Carrasco avisó con una buena acción en el área hasta y Joao Félix adelantó a los colchoneros con algo de fortuna. El luso remató un córner sacado por Lemar, el balón dio en el palo y rebotó en Unai Simón para colarse mansamente en la portería.

Marcelino movió el banquillo con un triple cambio y el Athletic se lanzó al ataque. No tardó más que unos minutos en hacer que Oblak se luciera, primero con un poderoso cabezazo de Iñigo Martínez que el eslovaco salvó haciéndose grande, y después en un chuto de Nico Williams que el meta salvó con una impresionante –y firme– mano.

Estaba merodeando el gol el Athletic y su insistencia encontró el premio buscado. De nuevo en un córner, otro potente cabezazo, esta vez de Yeray, se coló pegado al palo para poner el empate.

No se conformó el Athletic ante un Atlético tocado, casi hundido, que no supo reaccionar. El partido estaba claramente inclinado del lado de los de Marcelino, que no perdonaron y noquearon a su rival. Fue Nico, que revolucionó el choque, el que enganchó un balón en el área para batir, esta vez sí, a Oblak.

Sin ideas, el Atlético buscó a la desesperada un empate. La expulsión de Giménez, que entró con los tacos por delante y le dio en la cabeza a Iñigo Martínez, retrató a la perfección a un Atlético en caída libre.

Más información: 20 MINUTOS.