El Barça cae con dignidad