El Bayern Múnich homenajeará a la sanidad española.


El Bayern Múnich homenajeará a la sanidad española.

Alarmado por las noticias que le llegaban de Madrid y Milán, en marzo Karl-Heinz Rummenigge, presidente del Bayern de Múnich, tomó la iniciativa de organizar un torneo benéfico. Se puso en contacto con el Inter de Milán y el Real Madrid, dos clubes emblemáticos de las ciudades más golpeadas por el coronavirus en Europa, y entre los tres concibieron tres partidos: Madrid-Inter en el Bernabéu, Inter-Bayern en San Siro, y Bayern-Madrid en Múnich. Las fechas se determinarán en 2021, en función de la evolución de la pandemia. La recaudación se repartirá en dos mitades: una para la sanidad española y otra para la italiana.

“Hace dos semanas”, contó Rummenigge a EL PAÍS; “hablé por teléfono con Florentino y le pregunté que qué le parecía si hacíamos algo en común, un gesto solidario que mostrase que en el fútbol compartimos algo así como una forma europea de pensar. Quise organizar algo para honrar al personal sanitario italiano y español, dividiendo la recaudación en dos mitades, ya que en Alemania el sistema de salud no sufrió tanto en estos meses de pandemia. Florentino se mostró totalmente a favor, e inmediatamente quiso formar parte de esta iniciativa”.

El lunes, Francia y Alemania anunciaron la creación de un fondo de medio billón de euros en subvenciones no reembolsables a los sectores más afectados por el covid-19. “¡Hemos tenido un timing perfecto!”, se congratuló Rummenigge. “Pues este martes abrí los periódicos y leí que Macron y Merkel acordaron medidas de apoyo financiero a los países más castigados. En este contexto es una buena señal que el fútbol se preocupe por la comunidad en su conjunto. Los europeos deben confiar en que, si es necesario, nos ayudaremos mutuamente”.

Desde que empezó la pandemia tenía algo en mente”, asegura Rummenigge. “Me faltó poco para llorar cuando miraba por televisión las imágenes de Italia y España, donde el coronavirus se extendió con mucha más dureza que en aquí en Alemania. Llevo cerca de 20 años en la directiva del Bayern y he estado estrechamente relacionado con estos dos clubes. Al Inter como jugador, y al Madrid como rival y admirador del primer club del mundo”.

«El regreso de la Bundesliga puede ayudar a la gente a pensar que es posible recuperar una vida normal. Cruzo los dedos para que LaLiga acabe la temporada en la hierba».

“Tenemos que hacer un gesto de amistad en tiempos difíciles”, reflexionó el dirigente y Balón de Oro de 1980 y 1981. “Es tiempo de que el fútbol no solo sea generoso con sus aficionados sino con la ciudadanía en general. La semana pasada tuvimos el placer de reiniciar la Bundesliga. Debemos mostrarle a nuestras sociedades que el fútbol es más que un simple deporte, y que puede ser una herramienta para superar esta situación. Después de estos dos meses largos nuestra sociedad ha padecido mucho y el fútbol puede ayudar a la gente a pensar que es posible volver a vivir una vida normal. Esto es algo muy importante”.

El máximo mandatario del Bayern asistió con mascarilla al primer encuentro que disputó su equipo tras la pandemia, este domingo en Berlín, contra el Unión Berlín. “La atmósfera no es buena, sinceramente”, dijo, tras ver el partido sin público en un estadio que hasta marzo bullía con una de las hinchadas más bravas de Alemania. “También vi el Dortmund-Schalke por televisión; y debo decir que los partidos han sido seriamente interpretados por los equipos. La competición ha sido reñida. Por supuesto no es fácil jugar sin espectadores pero no había otra alternativa. Jugar con hinchas ha sido absolutamente imposible y tal vez esto dure meses. Pero ha sido la única manera de acabar las competiciones en la hierba y no en los despachos. Odio los despachos en los deportes. Espero que en España, Italia e Inglaterra puedan acabar las temporadas”.

“Tenemos un protocolo sanitario de 51 páginas llenas de reglas para los jugadores y los técnicos”, explicó Rummenigge. “Lo que vimos el fin de semana fue muy bien. Si en España quieren reiniciar el fútbol seguramente tendrán que hacer como hicimos aquí: colaborar con los políticos. No hay más salida”.

Rummenigge se mostró conforme con el juego del Bayern, pese a que el equipo se entrenó por Internet durante un mes y en pequeños grupos desde hace tres semanas. Entiende que los jugadores se han esforzado por superar obstáculos insólitos y que la Bundesliga que acaba de reanudarse ocupa una posición estratégica inconcebible en un momento crítico. “Este fin de semana los partidos se retransmitieron en vivo a 200 países en todo el mundo”, observa. “La audiencia global es gigantesca. Normalmente, cada fin de semana la compartimos con la Premier, con la Serie A, con LaLiga y la Ligue 1. Pero nos hemos quedado solos y eso es una ventaja porque todos estamos hambrientos de fútbol. Hemos dado ejemplo de que es posible reiniciar la liga bajo determinados requerimientos, que lógicamente no son los ideales. Queremos trasladar a la industria del fútbol la idea de que trabajando y colaborando con los políticos puedes alcanzar el éxito. Cruzo los dedos para que LaLiga pueda terminar su temporada. ¡Nunca me pierdo los partidos del Madrid y el Barça!”.

Más información: EL PAÍS.