El Betis gana, pero no sentencia en la ida del ‘playoff’ de Europa League ante el Zenit.


El Betis gana, pero no sentencia en la ida del ‘playoff’ de Europa League ante el Zenit.

El Betis venció en la tarde de ayer a domicilio en la ida del ‘play-off’ de la Europa League ante el Zenit (2-3), pero no pudo hacer valer su dominio inicial para dejar encaminada la eliminatoria en un encuentro que se convirtió en un festival de goles en la primera parte, y que cerca estuvo de igualar el cuadro ruso en la segunda.

No pudo empezar mejor el partido para los andaluces en el Gazprom Arena, los hombres de Pellegrini salieron sin complejos, con la línea de presión muy elevada –casi en el borde del área rival– asfixiando a un rival incapaz de hacerse con el balón. La endeblez del Zenit pronto se hizo patente, y de una grosera falta de Rakitsky sobre Sabaly, centrada al área por Joaquín, sirvió a Guido para anotar el primero con un buen testarazo (8’).

El gol tempranero no hizo bajar la marcha a un Betis que demostraba una gran superioridad en cada jugada, conteniendo al equipo Zenitchiki en su campo. Y en un corte de balón sobre el círculo central, los andaluces lanzaron una contra rápida sentenciada con calma por William José, el autor del disparo raso sobre la frontal que besó el poste derecho de la meta rusa antes de colarse (18′).

Con el 0-2 en el electrónico –y con la sensación de que el resultado podía ser más abultado– los verdiblancos parecían contra con la eliminatoria resuelta, aunque los celestes no parecían dispuestos a bajar los brazos con tanta facilidad, aumentando la presión para aprovechar el exceso de confianza del combinado español. La táctica surtió efecto, y tras algunos avisos, primero Dzyuba con un cabezazo magistral, y Malcom con una definición perfecta al palo cruzado, pusieron el empate en el marcador ante un Betis aturdido e impreciso.

A partir del segundo gol, el Betis volvió a la calma, y aunque cerca estuvo Dzyuba de meter el tercero, el juego se equilibró en un intercambio de golpes en el que un error en la salida de balón de los azulinos, ayudó a Guardado a embocarla por tercera vez para el Betis antes del descanso (41′).

En la segunda mitad, Pellegrini apostó por William Carvalho como sustituto de Joaquín para reforzar la labor defensiva del medio del campo, y por Tello –por Juanmi– para dar velocidad arriba, una medida que no frenó el sufrimiento bético en un intercambio de golpes similar al del primer tiempo. Los andaluces se salvaron gracias a un cruce clave de Álex Moreno y a un larguero de Kuzyaev.

El último cuarto de hora fue de pura supervivencia para los visitantes, aguantando las intentonas de un Zenit que se convirtió en dueño y señor del balón. Tan solo una contra lanzada por Tello pudo servir para aumentar la ventaja, pero el 2-3 fue un gran premio de cara a la vuelta para el equipo de las trece barras.

Más información: 20 MINUTOS.