El dinero de los derechos televisivos revoluciona la Liga inglesa femenina.


El dinero de los derechos televisivos revoluciona la Liga inglesa femenina.

El fútbol femenino es un universo que se expande y en Inglaterra lo hace a velocidad punta. La Barclays FA Women’s Super League (WSL), que atrajo el pasado verano a varias de las mejores futbolistas del mundo, firmó este lunes un convenio televisivo histórico, un contrato con Sky y la BBC por tres temporadas —desde la 2021-2022 hasta la 2023-2024— a razón de unos nueve millones de euros anuales. Se trata del mayor acuerdo de retransmisión del fútbol femenino en el planeta —según el propio torneo—, con el que se alcanzarán varios hitos: la televisión pública británica, que celebrará su centenario dentro de un año, y Sky, uno de los servicios de televisión más populares del país, emitirán por primera vez en sus canales principales cada semana los encuentros del campeonato doméstico.

En un mundo en que en los ingresos deportivos pesan cada vez más los derechos de televisión, la Liga inglesa se sitúa en una posición privilegiada. En breve se cumplen dos años del acuerdo de patrocinio con Barclays cercano a los 20 millones de euros y el nuevo contrato televisivo reportará otros nueve millones adicionales por temporada. En un deporte que en 2020 solo movió un millón de euros en traspasos, según el informe de la FIFA Global Market Transfer Report, el acuerdo supone un espaldarazo económico y social para la liga y el fútbol inglés y llega cuando falta solo un año para la Eurocopa femenina de Inglaterra, pospuesta de 2021 a 2022 por la pandemia. Kelly Simons, directora de la WSL, cree que el crecimiento va a ser exponencial: “Va a haber una visibilidad enorme la próxima temporada. Estoy segura de que va a animar a miles de niñas a jugar al fútbol”.

Aunque la BBC ya había ofrecido partidos de la WSL, siempre había sido por su servicio iPlayer y Red Button, su plataforma digital. Con el nuevo contrato emitirá 22 encuentros por temporada, con un mínimo de 18 en abierto en sus canales BBC One y BBC Two, dos de los principales de la cadena. Sky televisará otros 44 y al menos 35 serán también en sus canales más conocidos: Sky Sports Main Event, Sky Sports Premier League y Sky Sports Football. Los enfrentamientos que no seleccionen ambas compañías se podrán ver por The FA Player, la plataforma de streaming de la federación.

Natalia Pablos tiene 35 años y en su etapa como futbolista, en la que fue internacional con España, jugó en Inglaterra de 2013 a 2017. Estuvo en el Brystol Academy y en el Arsenal y allí vio el despegue del fútbol femenino: “Viene de hace años. Después de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, en los que este deporte tuvo una respuesta tan grande, los clubes y la federación vieron que merecía la pena apostar. Cuando yo estaba allí solo se daban uno o dos partidos en BT Sport, pero todos los años han evolucionado”.

La entrada de las grandes televisiones en la Liga va a revolucionar un torneo en crecimiento que en los dos últimos años ya incorporó a varias de las mejores futbolistas del mundo, como la australiana Sam Kerr, la estadounidense Alex Morgan, la británica Lucy Bronze o la danesa Pernille Harder. Parte del dinero se usará en inversiones consideradas capitales, como el apoyo y desarrollo del arbitraje, pero la mayoría irá para los clubes. De este montante, el 75% será para los equipos de la WSL, mientras que el 25% restante se destinará a los conjuntos de la Championship (segunda categoría).

Los fichajes ya han contribuido a que los resultados de la liga mejoren este año. Inglaterra es el único país —con Alemania, que tiene una tradición fortísima en el fútbol femenino— que ha clasificado a dos clubes para los cuartos de Champions, el Chelsea y el City, cuando el curso pasado solo coló a uno. Las blues incorporaron del Wolfsburgo en verano por 350.00 a la delantera Pernille Harder, el fichaje más caro de la historia del fútbol femenino. El curso pasado firmaron a otra figura de este deporte, la atacante Sam Kerr. Hace un par de semanas superaron con claridad en octavos al Atlético —un equipo que la campaña pasada eliminó al City en esa ronda— y en cuartos se medirán con el subcampeón, precisamente el Wolfsburgo.

El City es el rival en los cuartos de final del Barcelona, el único representante español con vida. Las sky blues ficharon, entre otras, a Luzy Bronce. La actual premio The Best de la FIFA decidió abandonar el Olympique de Lyon el pasado verano tras alzar tres Champions consecutivas con el equipo francés. Ganador este curso de la FA Cup, segundo en la WSL a solo dos puntos del Chelsea, el City no se antoja un rival fácil ni siquiera para las blaugrana, invictas en Liga y Champions. “El monopolio en la Liga de Campeones lo tienen los equipos alemanes y el Lyon, pero a medida que la WSL está siendo más potente, vamos a ver a los ingleses llegar lejos en las siguientes ediciones. Si ya han conseguido fichar a jugadoras de grandísimo nivel como Sam Kerr o Alex Morgan o Pernille Harder, ¿qué no van a hacer en el futuro?”, se pregunta Natalia Pablos.

Más información:  EL PAÍS.