El Espanyol de treinta y tantos.


El Espanyol de treinta y tantos.

La continuidad de Rubén Casado como entrenador de un Femenino A al que descendió de Primera a Reto Iberdrola, la Segunda División, guarda un absoluto contraste con la revolución profunda que está experimentando el equipo. Desde la coordinación de la sección, encabezada por Raquel Cabezón, se han sucedido ya más de 30 movimientos de mercado con una única finalidad: regresar a la elite en una sola temporada.

Cinco son los fichajes de este Espanyol hasta la fecha. Nayadet López, Maite Albarrán, Daniela Caracas, Manuela Lareo y Carolina Marín conforman las caras nuevas de un conjunto que inició la pretemporada el pasado 26 de julio y que este martes se estrenaba en un partido amistoso, en Badalona, ante un clásico del fútbol femenino catalán como lo es el Seagull. Allí también se empezarán a ver los otros ‘fichajes’, es decir, las jugadoras que suben definitivamente desde el filial, que precisamente militaba en Reto el pasado curso. Se trata de Irene Corral, Montse Quesada, Judit Pablos, Sara Extremera, Clara de Clemente y Júlia Guerra.

También han renovado futbolistas que estaban la temporada del descenso en la primera plantilla, aunque son las menos. Nadezhda Karpova, Kelsey Dossey, Marta Turmo, Anaïr Lomba, Maya Yamamoto, Xènia Pérez y Cristina Baudet seguirán en el Espanyol. Por el contrario, se han marchado más de una docena de jugadoras, casos de Elena Julve, Paula Nicart, Letti Sevilla, Débora García, Joanna Vega, Brenda Pérez, Elba Vergés, Paola Soldevila, Nicole Odelberg, Vanina Correa, Laura Fernández, Dulce Quintana y Manuela Vanegas.

Dispone de prácticamente un mes todavía Casado para conjuntar las piezas y procurar el mejor inicio del Espanyol en Reto Iberdrola, puesto que solo vale un objetivo a final de curso: el ascenso. La aventura en la categoría comenzará el primer fin de semana de septiembre en Santander, contra el Racing.

Más información: AS.