El fútbol, en su semana decisiva.


El fútbol, en su semana decisiva.

Con la fase 2 de la desescalada en ciernes, el fútbol europeo empieza a ver la luz al final de un túnel que la prudencia de los gobiernos y de los diferentes comités médicos se empeñan en prolongar. Con la Bundesliga o la Premier ya en marcha en cuanto a entrenamientos y con un plan de retorno progresivo a la competición, el resto de ligas esperan una decisión definitiva que se deberá ir produciendo en los próximos días. De hecho, en la Ligue 1 se espera con impaciencia la comparecencia de hoy del primer ministro francés, Edouard Philippe, en el que ofrecerá los detalles del desconfinamiento a partir del 11 de mayo. El Gobierno británico también mantendrá contactos con organismos médicos y este jueves está prevista una reunión de Angela Merkel con su Ejecutivo para decidir si aprueba el regreso a la competición en Alemania el próximo 9 de mayo. Es una semana clave.

No todos lo tienen tan claro. En España, tanto Federación como Liga abogan por respetar las directrices de la UEFA e intentar por todos los medios acabar las competiciones nacionales. Lo defiende Javier Tebas, que recientemente presionó a clubes y futbolistas. «El que no quiera jugar tendrá un expediente, perderá tres puntos… y al final se irá para casa», amenazó el presidente de la patronal, que insiste en que se retomen cuanto antes los entrenamientos, reforzado por la intención de Pedro Sánchez de rebajar la severidad del confinamiento a partir del próximo sábado. Una postura alejada de los futbolistas, que ven amenazada su salud. Tanto que el Consejo Superior de Deportes tuvo que intervenir ayer y tranquilizar a la AFE. Irene Lozano, presidenta del CSD, mantuvo una reunión telemática con David Aganzo en la que le aseguró que serán las autoridades sanitarias las que determinarán el momento en el que los clubes podrán hacer test a los jugadores y cuándo se podrá volver a los entrenamientos y reanudar las competiciones.

No obstante, cada federación nacional es un mundo y cada país vive la pandemia por el Covid-19 en función de sus contagios y decesos. La Premier, por ejemplo, ya ha diseñado un plan, denominado Project Restart, por el que contempla regresar a la competición el próximo 8 de junio y concluir los 92 partidos que le quedan a finales de julio. El Gobierno británico tiene previsto reunirse esta semana con diferentes organismos sanitarios para estudiar la vuelta a la competición sin poner en riesgo la salud de los futbolistas. El Arsenal se convirtió ayer en el primer equipo en regresar a los entrenamientos. Los «gunners» realizaron una sesión individualizada y en pequeños grupos dirigida por Mikel Arteta, contagiado en su momento por el coronavirus. El Brighton abrió también sus instalaciones para que sus jugadores acudieran a ejercitarse.

Francia vive con cierto optimismo esta fase de la pandemia, y clubes como el PSG ya han comunicado a sus jugadores extranjeros que viven el confinamiento en sus respectivos países que estén preparados para regresar. Neymar, Thiago Silva, Cavani y Keylor Navas no tendrán problemas para volver a París ya que el Gobierno galo ha confirmado que no pondrá trabas a todos aquellas personas que tengan una vivienda en el país y permiso de residencia. Roxana Maracineanu, ministra de Deportes, ha dado su conformidad a la Ligue 1 en su intención de retomar los entrenamientos, al tiempo que la Asociación de Médicos Deportivos de Francia ultima un protocolo para garantizar la seguridad de los futbolistas.

Descontento en Italia.
En Alemania tienen claro que regresarán en mayo sin público en las gradas. «Estamos preparados, pero sigue siendo determinante la decisión de los políticos. Si la vuelta es el 9 de mayo, estaríamos preparados», asegura Christian Seifert, director de la Bundesliga.

Más descontentos están en Italia, donde el gobierno ha prohibido los entrenamientos hasta el 18 de mayo. «Consideradas las decisiones tomadas para otros deportes, nos sentimos discriminados. El 4 de mayo debía ser el momento para reanudar los entrenamientos. No entiendo por qué es posible entrenarse en un parque público y no en unos centros deportivos», denunció Igli Tare, director deportivo de la Lazio. Unas quejas a las que se sumó Gabriele Gavrina, presidente de la Federación Italiana, que aseguró que la reanudación de la Serie A debería ser una prioridad.

Más información: ABC.