El Levante hace buena la maldición de la ex.


El Levante hace buena la maldición de la ex.

Si hay algo que a una futbolista le pueda doler más que una derrota es hacerlo en el tiempo de añadido de un partido y con un gol de una ex. El Levante se clasificó para la final de la Copa de la Reina Iberdrola al vencer por la mínima al Atlético de Madrid con un gol de Rocío Gálvez en el minuto 92.

La primera parte se consumió incomprensiblemente sin goles. Cada equipo, sin jugar su mejor fútbol, dispuso de ocasiones claras para abrir la lata. El Atlético estrelló dos balones a la madera: un derechazo de Ajara desde la frontal que Valenzuela tocó con la manopla y que acabó en el larguero y un centro lateral de Knaak que rebotó en Cometti y golpeó al poste. El Levante avisó con una falta botada por Zornoza que Gálvez remató sola excesivamente alto y la tuvo en las botas de Alba, que picó con sutileza un centro de Toletti, pero pinchó el balón en exceso y acabó paseándose por el área pequeña rojiblanca.

La segunda parte comenzó trepidante. Ajara desaprovechó una triple ocasión. Méndez salvó el primer remate en línea de gol, Valenzuela rechazó el segundo y el tercero la ariete lo mandó fuera. Luego fue Peyraud-Magnin quien salvó un mano a mano a Esther y Ajara nuevamente quien golpeó con el tobillo tras una asistencia de Ludmila. Todo en apenas 180 segundos.

Cuando se cumplió la hora de juego, el partido se convirtió en agua con gas. Explosivo pero sin gusto. El balón iba de un área a otra sin descanso, pero no se pasaba del ‘¡Uy!’ en las gradas. Hasta que llegó el tiempo de añadido. Claudia Zornoza sacó una falta desde línea de tres cuartos que el Atlético no acertó a despejar con autoridad y el balón cayó en las botas de Rocío Gálvez, ex rojiblanca, que acabó colando el balón en la jaula. No hubo tiempo para más. El premio fue para el Levante, que el domingo se jugará el título ante el Barcelona.

Más información: MARCA.