El Madrid, a cuartos tras ganar sin brillo a un bravo Alhama.


El Madrid, a cuartos tras ganar sin brillo a un bravo Alhama.

El Guadalentín amenazó con ser un escenario de terror para el Real Madrid. Sin embargo, el equipo blanco supo esquivar las dificultades del templo del Alhama para firmar el pase a cuartos de la Copa. El cuadro de Toril, que echó mano de las rotaciones dando paso a algunas de las menos habituales, ganó con poco brilló a las murcianas en un duelo en el que volvió a palpitar ese espíritu mágico que trae este nuevo formato de la Copa. No pudo consumirse el sueño del humilde equipo de Segunda ante el poderoso club de Primera, pero el cuadro de Randri García hizo vibrar a su gente con un partido en el que se mantuvo el suspense casi hasta el final.

Se dibujó una primera parte de locura sobre un verde en el que las blancas no se encontraron nada cómodas de inicio. El campo, de dimensiones pequeñas, de césped artificial y con más de 2.000 personas apretando en su contra, y el ímpetu de las murcianas pusieron en aprietos al conjunto dirigido por Alberto Toril. Así, las imprecisiones, los balones en largo y las interrupciones tomaron más protagonismo del debido en el arranque de un duelo en el que Lorena Navarro amagó con un disparo al palo en los primeros compases.

Respondió el Alhama, con un cabezazo de Judith que pudo complicar la eliminatoria del Madrid antes de cumplirse la primera media hora de partido. Gérard atrapó, con dudas, pero con acierto, y salvó a su equipo para golpear con contundencia en el área rival instantes después. También con la testa, Peter mandó el esférico a la malla tras un gran centro de falta de Teresa Abelleira. Su tanto adelantó y mantuvo a las blancas con una victoria por la mínima al descanso.

Esther y Zornoza engordaron el marcador en el descuento.

Un resultado peligroso ante un Alhama que había presentado una presión alta e intensa, incomodando mucho a las de Toril. El cuadro de Randri García supo jugar sus cartas, causando por tiempos un gran caos en el juego del Real Madrid. Sin embargo, las murcianas no lograron aprovechar sus tímidas ocasiones de peligro para hacer más daño a las madrileñas.

En el segundo tiempo, Toril tiró de Athenea para añadir más explosividad al juego de su equipo y pidió calma a las suyas. Funcionó a medias el plan, con un juego más dominado pero sin acierto en los últimos metros. Las blancas salieron de vestuarios con más calma en su juego, ayudadas también con el ritmo decreciente de un Alhama que empezó a acusar poco a poco un gran cansancio en las piernas de sus jugadoras. Pese a ello, el cuadro murciano no dejó de pelear, con un luminoso que mantuvo la ilusión en Alhama de Murcia hasta el tiempo de descuento.

El equipo murciano apretó en los últimos minutos, con una Violeta Quiles que rozó el empate, e hizo sufrir al Real Madrid. Pero el equipo blanco resolvió el miedo final con contundencia: un tanto de Esther y otro de Zornoza en el tiempo de descuento. La pichichi madridista salió desde el banquillo y no sólo marcó el 0-2, sino que provocó el penalti para que la centrocampista se llevara el premio tras ser la ‘MVP’ del partido. No se quemaron las de Toril, que jugaron con fuego y arrancan el maratón decisivo en este mes de marzo siendo cuartofinalista en Copa. Un billete que llega tras superar a un Alhama que estuvo a la altura de las circunstancias y casi vuelve a demostrar que no hay favoritos en este torneo…

RESUMEN.

Alhama: Laura M.; África, Lena, Judith, N. Vicente; Rubio, N. Salazar, D. Arques (Paula García, 88′); Martí, A. Carid y V. Quiles.

Real Madrid: Gérard; Lucía, Peter, Claudia F, Svava; Teresa Abelleira, Maite Oroz (Athenea, 46′), Zornoza; Lorena Navarro (Olga Carmona, 76′; Sara Martín, 81′), Nahikari (Rocío Gálvez, 88′) y Moller (Moller, 76′).

Goles: 0-1 (30′): Peter. 0-1 (93′): Esther. 0-3 (96′): Zornoza, de penalti.

Árbitra: Arantza Gallastegui Perez. Sin amonestaciones.

Estadio: Guadalentí. Unos 2.500 espectadores.

Más información: AS.