España brilla en el baile de fin de curso.


España brilla en el baile de fin de curso.

El significado de amistoso no tiene cabida en el diccionario de una selección, la española, que llama con pretensión a las puertas del top ten mundial. Sólo así es entendible que Jorge Vilda alineara un once muy cercano al que podía bautizarse como el de gala con siete jugadoras del Barcelona en él (todas las disponibles en la convocatoria) teniendo en cuenta la carga física y emocional que éstas arrastran a estas alturas de la temporada.

España regresó al 4-2-3-1 y jugó en campo contrario desde el inicio. La movilidad y calidad de las jugadoras del centro del campo permitieron picar piedra para encontrar resquicios en el muro defensivo danés. Probaron suerte desde la frontal Bonmatí, Batlle, Guijarro y Cardona antes de que Bonmatí abriera la lata con un derechazo cruzado que tocó el poste y se metió en la jaula. Gol psicológico que llegó a la par que se cumplía el tiempo reglamentario y que servía para cerrar el primer acto con la ovación del respetable.

Dominio absoluto.

El segundo acto fue una prolongación del primero, pues Dinamarca apenas pasó de su campo y se dedicó a achicar agua en su propia área. Anotó A lba aprovechando un pase filtrado de Alexia, pero el gol no subió al tanteador por fuera de juego. El que sí subió al marcador fue el gol de Guijarro, que culminó un córner botado por la diestra y prolongado en el primer palo. La balear, con la testa, amplió distancias en el luminoso.

Las nuestras gustaron y se gustaron. No bajaron el ritmo sino que siguieron presionando como si hubiera algo en juego. La imagen, que muchas veces vale más que tres puntos. Y en esas llegó el tercer gol con la firma de Bonmatí, que aprovechó una asistencia de Alexia para zafarse de sus marcas dentro del área y superar por bajo a la arquera rival.

Debuts de Torrodà, Rosita y Pina.

Aunque fueron minutos de regalo -que sirvieron para dar descanso a las jugadoras del Barça-, hubo que destacar tres debuts más en la nómina de la selección. Torrodà, Rosita y Pina pudieron debutar en la absoluta con el sueño de hacer carrera y lograr los éxitos que ya han saboreado las categorías inferiores. El duelo se consumió mientras estaba cayendo el sol en Alcorcón. No fue un atardecer playero, pero sí de los que se disfrutaron.

España suma su décima victoria consecutiva (su mejor racha histórica), firma su primer triunfo frente a Dinamarca en 13 partidos disputados y acaba la temporada bailando con sus mejores galas en la fiesta de fin de curso. Queda poco más de un año para la Eurocopa, y este equipo cada día tiene mejor pinta.

Más información: MARCA.