España sella su billete directo para el Mundial tras una sufrida victoria ante Suecia.


España sella su billete directo para el Mundial tras una sufrida victoria ante Suecia.

Con sufrimiento y algo de temor en varios momentos del partido, España selló su billete directo para el Mundial de 2022. Le valía un empate al equipo de Luis Enrique ante una Suecia que tuvo sus ocasiones pero que no supo aprovecharlas. Un gol en los minutos finales de Morata, en una gran acción de Dani Olmo, acabó con todas las dudas, alejó la temida repesca y puso a la Roja rumbo a Catar.

El choque comenzó con novedades en ambos bandos, coincidiendo en la posición: ni Ibrahimovic ni Morata entraban en los onces, renunciando los dos seleccionadores a jugar con dos nueves como en los partidos del jueves. El plan sueco era claro, con Isak arriba esperando a que Forsberg y Kulusevski lanzaran algún contragolpe, mientras que la seña de identidad de los de Luis Enrique es siempre clara: monopolizar el balón hasta que llegue el gol.

España comenzó con energía, y una caída en el área de Dani Olmo –ni el árbitro ni el VAR estimaron que hubiera penalti– y un gran chut de Sarabia que se fue por poco eran los primeros avisos de España. Después llegó un centro de Soler que no encontró rematador, justo antes de que el partido comenzara a modificar su dinámica.

Suecia, poco a poco, no solo frenó a la Roja, sino que comenzó a merodear el area local hasta que llegó su primera buena ocasión en una jugada individual que acabó en un zurdazo algo desviado del poderoso jugador escandinavo.

Aunque el gran susto para España llegó poco después en un gran jugada colectiva del combinado sueco que acabó en una volea de Forsbergo solo en el área. Su remate se marchó lamiendo el palo defendido por Unai Simón.

El partido se le había ido a España, que lo recuperó en el tramo final de la primera parte gracias a la posesión pero sin saber cómo hacer dueño a los suecos. Los nervios, además, se palpaban en el ambiente, un gol visitante dejaba a los de Luis Enrique sin billete directo para Catar.

La tensión pasó a ser temor con dos nuevas llegadas de los suecos, una de ellas especialmente clara tras un regalo de Azpilicueta al fallar en un pase en la frontal que Isak, con un disparo demasiado alto, no supo aprovechar.

Un cabezazo que se fue por no demasiado fue la única llegada española y el seleccionador no lo dudó: Morata y Rodrigo al campo, cambios que cambiaron la cara a España. El balón volvió a ser de la Roja, que a falta de ocasiones, monopolizó la posesión para desactivar la energía sueca.

Y entonces llegó el momento clave, el más temido por España: los diez últimos minutos, a los que se llegaba con empate en el marcador. Los suecos, ya con Ibrahimovic en el campo, se lanzaron a presionar arriba, conscientes de que un gol le daba el billete para Catar. A los de Luis Enrique les tocaba apretar los dientes y sufrir.

Con Suecia ya descaradamente al ataque, los espacios aparecieron y entonces surgió la figura de Dani Olmo y el cañón que tiene en su pierna derecha. El catalán se perfiló para su pierna buena partiendo desde la banda y se sacó un tremendo zapatazo que se estrelló con violencia en el larguero. Al rechace, atento, acudió Álvaro Morata, que no tuvo más que empujar a placer el balón para sellar el billete directo para el Mundial de Catar de 2022.

Más información: 20 MINUTOS.