Fiesta de baloncesto en Málaga.


Fiesta de baloncesto en Málaga.

En una iniciativa audaz, la FEB y la FFBB pusieron en marcha una idea que esta tarde ve la luz en Málaga. Las selecciones masculinas (19:30 horas) y femeninas (22:00) de España y Francia se desafían en el Martín Carpena en el primer capítulo de un serial que continuará dentro de dos días en París. Son los primeros tests serios para los Juegos de Tokio. El grupo de Scariolo viene de arrancar los motores contra Irán y las chicas de Mondelo acaban de aterrizar en Málaga después de refrescar las piernas y limpiar la mente del disgusto del Eurobasket en Valencia. Número dos y tres de ranking respectivamente, España se mide a Francia, séptima selección del mundo en chicos y quinta en chicas. Nivel en Málaga, escenario que ama el baloncesto con devoción pese a que no son los mejores tiempos del Unicaja.

Después de los descartes de Sebas Sáiz y Sergi Martínez, Scariolo se presenta en Málaga con 16 jugadores y la intención de ir afinando más el equipo. El formato de los Juegos obliga a adelantar un poco la puesta a punto. Un proceso distinto al del Mundial de China, donde el maestro de Brescia utilizó la primera fase para pulir detalles y guardar cartas hasta el golpe de Wuhan, con la victoria memorable contra Serbia. La Francia de Batum, De Colo, Fournier, Gobert o Poirier es un querido y viejo enemigo que evoca grandes batallas. Las últimas, la decepción del Mundial 2014…, y el día que Gasol fue Superman en Lille en 2015. Para Pau, como para Marc, Gobert, Poirier y, en general, el juego francés, muy físico, supondrá un buen examen.

La Selección de Mondelo también está obligada a recomponerse y a encontrar buenas sensaciones rápido. Francia es otro rival tembible. Flamante finalista en el Eurobasket, donde sólo le tumbó Serbia, tiene un equipo de altísimo nivel que lidera la veterana Sandrine Gruda (34 años), pero en el que también destacan Valériane Vukosavljević o Marine Johannès. Alba Torrens y Tamara se han incorporado a un grupo que espera a Astou Ndour, con unos días de descanso. Es una fiesta de baloncesto de nivel mundial y se espera que el Carpena responda. Málaga aplaudirá a Brizuela, su único representante en el equipo, y siempre agradece ver sentado en el banquillo local al entrenador que más feliz le hizo en su historia (Copa en 2005, Liga ACB en 2006, participación en la F4 en 2007). Viejos y buenos tiempos.

Más información: AS.