La Champions vuelve en agosto y se resolverá con una ‘final a 8’ en Lisboa.


La Champions vuelve en agosto y se resolverá con una ‘final a 8’ en Lisboa.

«Nuestro aprecio y gratitud a los cientos de miles de héroes anónimos que trabajaron incansablemente en primera línea durante la pandemia». Acertaba Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA, al mandar este mensaje, porque ellos, los que se han jugado la vida frente al Covid-19, son los culpables del retorno del fútbol cuando nadie contaba con ello, empezando por Francia, que se ha autodescartado en una decisión controvertida.

Tardó la UEFA en admitir la trascendencia de la pandemia. Se presionó al Getafe, que se negó a jugar en Milán con el Inter, y no debió disputarse el partido entre el Liverpool y el Atlético, que eliminó al campeón. Que le pregunten a Simeone si debía jugarse o no. Tras esas situaciones, el presidente del organismo europeo del fútbol se reunió con sus hombres de confianza para tomar determinaciones trascendentales que permitieran realizar un contragolpe real frente al virus. Las tomaron. Lo primero que hicieron fue atrasar un año la Eurocopa. Lo segundo ha sido fundir las copas europeas de clubes en quince días, convertidas en Eurocopas de clubes.

Ceferin y otras cabezas pensantes exprimieron sus análisis para encontrar la solución. Debían jugar sus competiciones como fuera. Una Eurocopa se corre en el calendario y no se pierde tanto dinero, excepto la inversión gastada ya en una organización que habrá que reanudar. Pero anular una Champions era un golpe muy duro. Las televisiones han pagado cientos de millones y había que devolverlos en la gran mayoría. El mayor órgano del fútbol europeo, el acaparador del dinero a escala mundial por la relevancia económica de sus equipos, reaccionó a la adversidad. Ayer aprobó la disputa de las Champions masculina y femenina, de la Liga Europa y de la Youth League en agosto, en formato de Eurocopa, con eliminatorias a un partido, en un mismo país y en sedes neutrales.

La gran parte del dinero televisivo se ha salvado. Por supuesto, se pierde una porción económica, pues los cuartos de final solo ofrecen cuatro partidos y no ocho. Y los clubes pierden el dineral de las taquillas y los ingresos paralelos a la asistencia del público. Pero Ceferin, que como esloveno sabe lo que es ganarse la vida cada mañana, ha salvado los muebles. El barco del fútbol resiste el maremoto.

La UEFA aprobó estas fórmulas porque la premisa era jugarlo todo. No hacerlo, como sucedió en las dos grandes guerras, era la victoria del virus. Tenía que haber campeón. Los habrá. La dificultad de organizar decenas de vuelos a una docena de países era una planificación farragosa y se optó por la organización de la Champions en Lisboa y la Liga Europa en cuatro ciudades alemanas, Dusseldorf, Colonia, Duisburgo y Gelsenkirchen. La Copa de Europa se extenderá del 12 al 23 de agosto y la Liga Europa transcurrirá entre el 10 y el 21.

Antes deberán dirimirse los encuentros pendientes de octavos de final, que afectan a cuatro clubes españoles. En principio, el Real Madrid jugará el 7 de agosto ante el City en Manchester y el Barcelona recibirá al Nápoles el 8. Si la pandemia lo impide, el duelo del conjunto blanco tendrá lugar en Oporto. Es lo que le guestaría a Zidane y a su plantel. Y el enfrentamiento del Barcelona se disputaría en Guimaraes, hecho que no agradaría a Setién. Las dos ciudades han sido sumadas como reservas a Lisboa en la Champions lusa.

Los partidos de octavos de final de la Liga Europa del Getafe y el Sevilla, ante el Inter y la Roma, se celebrarán el 5 y 6 de agosto en Alemania.

Para Ceferin era importante que el fútbol femenino también regrese a la normalidad. La Champions se jugará en España, en Bilbao y en San Sebastián, con un duelo Atlético-Barcelona de salida. La final será en Anoeta.

Bilbao también ha sido confirmada como una de las doce sedes de la Eurocopa que se jugará en 2021. El retorno a la normalidad incluye las selecciones. España vuelve a jugar el 3 de septiembre, en Alemania. El 6 recibirá a Ucrania. Es el estreno de la Liga de Naciones. El regreso del fútbol de antes.

Más información: ABC.