La Liga profesional, bloqueada: los clubes presentaron dos propuestas distintas de estatutos.


La Liga profesional, bloqueada: los clubes presentaron dos propuestas distintas de estatutos.

La Liga profesional del fútbol femenino español se resiste. La división de opiniones entre los clubes aleja el consenso de cara a la composición de esta nueva competición, que esperaba dar su pistoletazo de salida esta temporada y que se hace esperar más de lo debido.

Cierto es que desde el Consejo Superior de Deportes (CSD), que aprobó la profesionalización el pasado 15 de junio, pidieron calma en el lanzamiento de esta nueva Liga. Una tranquilidad que espera construir un proyecto con unos cimientos sólidos. Sin embargo, esto no está siendo posible ante la presencia de dos bandos entre los clubes.

Fuentes del CSD han informado a AS de que el asunto actual es complicado. Los clubes que van a conformar la nueva Liga femenina de fútbol disponían hasta el 15 de septiembre para presentar unos estatutos consensuados al CSD. Un hecho que no se ha producido, puesto que la máxima entidad del deporte español ha recibido dos propuestas de estatutos distintas: una que viene de mano de doce clubes; y otra que viene de otros tres.

Esto hace que la posibilidad de un acuerdo se debilite, estando «muy lejos del consenso», tal y como detallan a AS desde el CSD. En el Gobierno mantienen su postura y no pararán hasta hacer posible el nacimiento de esta nueva Liga, que pretende hacer justicia dando a las jugadoras el marco de trabajo que merecen. Por lo pronto, la situación se encuentra bloqueada por la falta de acuerdo entre los clubes, pero desde el CSD también insisten en que no van a permitir que «la nube tóxica» que envuelve el fútbol masculino invada el femenino.

Cabe recordar que el CSD recibió el pasado 27 de agosto una propuesta de estatutos que estaba respaldada por 12 de los 16 clubes, un hecho que está en contra de los que pretende esta entidad en la creación de esta nueva Liga. Así, entonces se abrió una prórroga hasta el 15 de septiembre para poder llegar a un acuerdo que ha resultado fallido por el momento. Desde el Gobierno quieren que los estatutos sean aprobados con unanimidad para que la competición goce desde el principio de una buena salud.

Una nueva prórroga de seis meses en busca del consenso.

En esta situación, el CSD ha echado mano de la ley para conceder un nuevo plazo de seis meses para buscar un acuerdo. Medio año más de espera e incertidumbre en el que se espera que los clubes recapaciten y decidan unir sus fuerzas para que el fútbol femenino siga creciendo. Este consenso será el primero necesario para empezar a trabajar en esta nueva Liga. Después, también habrá que negociar con la Federación, que ahora mismo organiza la Primera Iberdrola a falta de que haya una nueva estructura creada.

Así, se espera que los clubes puedan limar asperezas para definir no sólo los estatutos de la nueva competición, que se sumará como profesional a la LaLiga Santander y Smartbank y a la ACB, sino que también para establecer quién será el presidente o presidenta (desde el CSD prefieren que sea una mujer, pero lo decidirán los clubes) y cómo se compondrá la directiva.

Por su parte, el CSD mantiene la oferta de 31 millones para sostener financieramente el lanzamiento de la nueva liga. Aunque este dinero se aportará una vez se haya fijado la estructura y directiva de la competición. Desde la entidad presidida por José Manuel Franco piden a las partes implicadas que busquen el citado consenso para que la profesionalización cuaje de la mejor manera. Las jugadoras lo merecen. El fútbol femenino también.

Más información: AS.