La máquina perfecta del Barcelona acaba con el sueño blanco.


La máquina perfecta del Barcelona acaba con el sueño blanco.

Es difícil ponerte en la piel del rival del Barcelona. De este Barça. Rezuma tanta superioridad al resto de equipos que impone incluso en el calentamiento. Da igual las piezas que utilice Lluís Cortés que el equipo responde como una maquinaria perfecta. Juega de memoria, casi por inercia, y es capaz de repetir patrones de conducta y aún así sorprender al rival.

El Madrid CFF saltó al verde de Butarque dispuesto a competir al campeón y teniendo en cuenta los precedentes (equipo revelación del curso, derrota por la mínima en Liga, eliminación del Real Madrid) hizo creer que era posible. Sin embargo, el planeamiento exhibido por Óscar Fernández fue excesivamente conservador para enfrentarse a un conjunto como el azulgrana. Apostó todo a la carta de la velocidad y chispa de Geyse y Valeria.

Alexia abrió la lata.

El Barcelona maduró el partido a base de toque y no tardó en encontrar puerta. Avisó Mariona con un disparo al travesaño tras rematar de primeras un centro lateral de Leila y acertó Alexia llegando en segunda línea y haciendo buena la asistencia desde línea de fondo de la balear.

Las azulgrana se fueron con un solo gol de ventaja al vestuario gracias al buen hacer de Ulloa. La meta del Madrid CFF ganó un mano a mano a Mariona y sacó dos disparos a bocajarro dentro del área de Martens y Bruna para mantener con vida a un equipo cuya gasolina entró en reserva.

Dos minutos y una sentencia.

De heroína a diabla pasó Ulloa en la reanudación. No logró atajar un disparo desde la frontal de Guijarro y Bruna, la más lista de la clase, aprovechó para meter la pierna y mandar el balón a la jaula.

El Barcelona sólo necesitó dos minutos de acelerón para sentenciar el partido. Primero fue Mariona quien anotó tras controlar, orientarse y disparar con colocación desde la frontal. Dos minutos fue Alexia quien puso la puntilla tocando sutilmente un centro desde la diestra de Martens.

El partido se durmió con el carrusel de cambios y se resolvió sin más alteraciones. El Barcelona selló su pasaporte para la final (que se celebrará el domingo a las 20:00 horas) y mañana verá desde el hotel la batalla entre Atlético de Madrid y Levante.

Más información: MARCA.