Las duras exigencias para los tenistas en el Abierto de Australia.


Las duras exigencias para los tenistas en el Abierto de Australia.

El tenis, que ha salvado el curso 2020 como ha podido, sigue en un mar de dudas con vistas a 2021. Ya se sabe que los primeros torneos del curso suelen ser en Australia, pero el coronavirus lo condiciona todo y hay que cumplir con unas condiciones muy estrictas en el país oceánico para que se cumpla con un calendario que, seguro, va a sufrir cambios y alteraciones.

Según «L’Equipe», para que se dispute el Abierto de Australia los jugadores tendrán que cumplir con una dura cuarentena, con solo cinco horas fuera de la habitación del hotel, y deberán llegar al entre el 15 y el 17 de enero. El torneo, pues, se retrasaría y empezaría el 8 de febrero.

Para mantener el Abierto de Australia, según el diario francés, impone que los jugadores lleguen al país entre el 15 y el 17 de enero y que hasta el 31 del mismo mes hagan una drástica cuarentena. Durante la misma, ni los jugadores ni sus asistentes podrán pasar más de cinco horas fuera de su habitación de hotel, tiempo que podrán dedicar al entrenamiento en pista, en gimnasio o a recibir cuidados de masajistas, añade.

Estas atenciones tendrán lugar exclusivamente en el complejo del Abierto de Australia, en el cual cada tenista podrá ir acompañado exclusivamente de una persona, que tendrá que ser cada día la misma.

Desde el inicio de esa cuarentena se formarán grupos de dos jugadores, a los que se sumarán sus respectivos acompañantes, que serán los únicos con los que podrán entrenarse.

Si uno de los miembros de ese cuarteto fuera controlado positivo por Covid, agrega L’Équipe, todos deberán comenzar otra cuarentena de 14 días, esta vez encerrados en sus habitaciones. A lo largo de ese periodo, los presentes en la burbuja deberán pasar cinco test, el primer día, el tercero, el séptimo, el décimo y el decimocuarto. Una vez superado ese periodo de cuarentena, tanto jugadores como asistentes podrán desplazarse libremente por Melbourne.

Si se acepta la propuesta, el Abierto de Australia se disputará del 8 al 21 de febrero y no se descarta que se juegue en el país algún otro torneo ATP en la primera semana de febrero.

Más información: ABC.