Morata marca pero España no pasa del empate: se jugará la vida contra Eslovaquia (1-1).


Morata marca pero España no pasa del empate: se jugará la vida contra Eslovaquia (1-1).

Saltó España a un mejorado césped de La Cartuja con tan solo un cambio respecto al once titular que no paso del empate ante Suecia. Álvaro Morata, como confirmó Luis Enrique en Deportes Cuatro, volvió a ser la referencia de ataque junto a Dani Olmo pero esta vez Ferrán Torres dejó su plaza en banda al goleador Gerard Moreno.

No tardó Polonia en encoger el corazón de los españoles. Una caída de Zielinski dentro del área de Unai Simón, en una acción defensiva de Morata, fue protestada por los visitantes como penalti pero Daniele Orsato no vio nada. Todo quedó en un primer susto al minuto y medio de partido.

No tardó Polonia en avisar de sus intenciones. A los cinco minutos Klich, sin ninguna marca defensiva, disparó desde la frontal rozando el larguero. Los de Sousa salieron bien plantados ante una fría España que no encontraba huecos.

El primer disparo a puerta de La Roja llegó a los diez minutos en las botas de Olmo. Sin peligro para Szczesny. España lo intentaba estirando el campo pero faltaban ideas y creación en campo rival.

Visto el cerrojo de Polonia probó suerte Pau Torres con un disparo potente desde lejos a los doce minutos. De nuevo, sin peligro alguno.

Pasaban los minutos y comenzó España a meter en su área a los polacos con dos córners consecutivos y sobre todo combinando con más criterio. Eso sí, sin fiarse de las contras letales de Lewandoski. En una de ellas Jordi Alba se lució en carrera ante el goleador del Bayern.

Morata marca y lo celebra con rabia.

A los 24 minutos todo cambió. Llegó el primer gol de España… con incertidumbre por fuera de juego. Un disparo raso de Moreno fue desviado al fondo de la red dentro del área pequeña por Álvaro Morata.

El árbitro revisó la jugada, y con ayuda del VAR, concedió el tanto. El delantero tuvo clara la dedicatoria: el abrazo con Luis Enrique ejemplifica la tensión soltada tras seis días en el centro de las críticas.

España había conseguido lo más difícil: abrir la lata en unos primeros minutos donde el lastre del empate en la primera jornada pesaba en exceso sobre los jugadores. A partir de ahora comenzaba otro partido, otra Eurocopa.

A los 42 minutos Unai Simón hizo su presentación en el torneo. Primero Zielinski la mandó al palo y el posterior rechace fue sacado a bocajarro por el portero del Athletic Club de las botas de Lewandoski. España se fue al descanso por delante gracias a la picardía de Morata y con un 79% de posesión en 381 pases.

Gol de Lewandoski y penalti fallado.

Comenzó el segundo tiempo sin cambios y con una Selección consciente de la importancia de los tres puntos. A los 53 minutos llegó el jarrón de agua fría.

Un centro medido de Kamil Jozwiak fue rematado al fondo de la red por Lewandoski tras ganar con fuerza la posición a Laporte. Su cabezazo fue imparable para Unai Simón. Tocaba volver a empezar.

Reaccionó rápido La Roja con una contra que terminó en penalti sobre Gerard Moreno. Orsato, tras ver las repeticiones en el VAR, señaló la pena máxima que no fue aprovechada por el delantero del Villarreal.

El balón, tras estrellarse en la cepa del paló, cayó a los pies de Morata que a puerta vacía la mando por encima del larguero. Ocasión doble perdida. Era el minuto 57 de partido y el marcador mantenía las tablas. Sufría España… y La Cartuja.

El gol se resiste otra vez.

Movió el banquillo por primera vez Luis Enrique en el minuto 61 dando entrada a Ferrán Torres por Dani Olmo. Cinco minutos después Fabián Ruiz y Pablo Sarabia saltaron al campo por Gerard Moreno y Koke.

Le cayó un buen centro a Ferrán que pudo cambiar el rumbo del partido en el minuto 72 pero su cabezazo sin oposición se marchó a la izquierda de la meta de Szczesny.

Pasaban los minutos y la presión de otro empate comenzaba a ahogar el poco juego de La Roja. Polonia comenzaba a dar por bueno un punto que le mantenía con vida en la tercera y última jornada de la fase de grupos.

Un cañonazo de Rodri dio esperanza a España en el minuto 80. Tres minutos después la volvió a tener Morata. Sarabia se la deja al delantero y su disparo forzado es sacado por Szczesny. De nuevo la mala suerte volvía a encontrarse con el madrileño.

España se la juega este miércoles en Telecinco y mitele.

Morata, muy tocado físicamente, dejó su puesto entre aplausos en el minuto 86 a Oyarzabal. Pero no hubo tiempo para más. España se complica su futuro en esta Eurocopa.

La Roja está obligada a ganar a Eslovaquia el próximo miércoles 23 junio a las 18:00 horas con las cámaras de Telecinco y mitele.es en directo. Será el último partido de la primera fase y los tres puntos son vitales para pasar a octavos.

Más información:  TELECINCO.