Nike rediseña las zapatillas del récord de Kipchoge para que sean legales en los Juegos de Tokio 2020.


Nike rediseña las zapatillas del récord de Kipchoge para que sean legales en los Juegos de Tokio 2020.

Nike se puso manos a la obra tras la polémica con las zapatillas de Eliud Kipchoge con las que bajó de las dos horas en la maratón de manera histórica, manufacturadas por la empresa americana. Ahora, con la nueva reglamentación que ha emitido la IAAF, la marca del ‘swoosh’ sabía dónde atacar para legalizarlas: las placas de fibra de carbono, la mediasuela y las ventas.

Las Air Zoom Alphafly Next% con las que corrió el keniano en el Reto INEOS1:59 tenían unas características nunca antes vistas en el atletismo. Basados en un prototipo de 2018, se rumorea que estas contaban con una tecnología de tres placas de fibra de carbono, una altura de mediasuela de hasta 50 milímetros y dos cámaras de aire en el antepié, que mejoran a las Vaporfly, que ya de por sí aumentaban el rendimiento en un 4%.

No obstante, Nike llegó a desmentir el uso de las tres placas en recientes declaraciones a Reuters. Además, este modelo solo había sido sacado como un prototipo, por lo que el máximo organismo regulador del atletismo las consideró ilegales.

Sin embargo, en los últimos días la mencionada IAAF ha emitido una nueva reglamentación con respecto a qué zapatillas pueden ser utilizadas, sobre todo, con vistas a los Juegos Olímpicos de Tokio. Por eso mismo, Nike ha rediseñado el polémico modelo para que cumpla la nueva normativa y pueda ser lucida en la cita olímpica.

Según la nueva legislación que entrará en vigor el próximo 30 de abril, cualquier zapatilla que se quiera usar en competición no deberá superar los 40 milímetros de suela, y solo puede contar con una placa de fibra de carbono insertada.

Asímismo, la IAAF señala que «cualquier zapatilla debe estar a la venta y disponible en el mercado durante un periodo de al menos cuatro meses antes de poder ser usada en competición». De esta manera, como indica el artículo 143.2 de dicho reglamento, «no deben estar construidas de modo que proporcionen a un atleta una ayuda o una ventaja injusta», como ocurrió con Kipchoge que lució el prototipo del modelo de Nike.

Por eso mismo el gigante americano ha aprovechado también para rentabilizar uno de los modelos de zapatillas más mediáticos que ha producido, sobre todo para el atletismo. No obstante, aún tendrá que rediseñar otros modelos que no terminan de cumplir con la normativa recientemente emitida.

Más información: 20 MINUTOS.