Por esto vale 200 millones… o más: la exhibición de Mbappé ante su ¿futuro equipo?.


Por esto vale 200 millones… o más: la exhibición de Mbappé ante su ¿futuro equipo?.

El PSG – Real Madrid se quedó a solo 30 segundos de acabar sin goles. Después de un asedio constante durante prácticamente 94 minutos, cuando los blancos firmaban el empate sin goles sin dudarlo, llegó un destello del hombre del día para acabar con sus ilusiones, al menos, hasta el 9 de marzo.

No podía ser otro que Kylian Mbappé. No le bastó con ser el mejor de su equipo actual, sino también del siguiente. Los aficionados blancos que vieron el partido, tanto en directo en la grada del Parque de los Príncipes como desde las televisiones, se relamen pensando en que semejante bestia futbolística puede defender sus colores a partir del próximo mes de junio.

Con una profesionalidad a valorar, Mbappé dio un nuevo argumento para los dos o tres habitantes del planeta fútbol que no le consideran un fuera de serie. Desbordó, regateó, disparó, volvió loca a la defensa madridista (Carvajal sólo le pudo cazar dándole una patada que propició un penalti)… y por supuesto marcó. Solo hay que ver lo que hizo al cuarto de hora de partido. De no ser por Courtois..

Sí así empezó, no menos espectacular fue el gol. Con toda la defensa del Madrid rendida o mirando, cruzó un balón por el único punto posible para batir a un Courtois que sencillamente se resignaba. El belga, merecedor de un mérito mucho mayor en los premios internacionales ya desde hace tiempo, no pudo hacer nada… Más allá de mirar.

Sólo necesitó tres sutiles toques de balón para dejar roto a Lucas Vázquez, desconcertado a Militao y con la pierna doblada a Valverde. Hay quien se frota los ojos para comprobar que este no es Ronaldo Nazario.

Es un clamor popular que el fichaje por el Real Madrid si no está hecho, está prácticamente. Florentino Pérez quiere asestar un golpe en la mesa y solo la incorporación del mejor futbolista del momento sin discusión le vale para abrir las puertas del renovado Santiago Bernabéu.

Eso no impide a Mbappé ser un profesional hasta el último día. Le están tentando mucho para que renueve con el PSG, y cada paso que dé en dirección a San Petersburgo para la final de la Champions le generará más dudas.

La presencia de Neymar o la llegada de Messi no han hecho sino reforzar su liderazgo, porque ni el brasileño está al 100% ni mucho menos la adaptación del argentino es la esperada. De hecho, si al PSG este martes hay que ponerle una mácula esa es sin duda la de un Messi que hace ya tiempo que no puede con el Real Madrid. Participó, sí, pero se fue del partido con los mismos disparos que Kroos, por citar un madridista que hizo amago de tirar, y un penalti fallado más.

Para los aficionados españoles, además, la guinda la puso en las declaraciones post-partido. Si a Mbappé le faltaba algo para ganarse el corazón de los hinchas blancos, respondió a las preguntas de Ricardo Sierra al micrófono de Movistar+ en un castellano tan perfecto que ya quisieran no solo muchos franceses afincados en España desde hace tiempo, sino incluso muchos oriundos de la piel de toro.

El 9 de marzo, salvo lesión, Mbappé pisará el Santiago Bernabéu. Quizá sea la última vez como rival, antes de que en verano se incorpore a la plantilla blanca. Podría haber sido un año antes, pero el representante del jeque de Catar en el PSG, Nasser Al-Khelaifi, se empecinó en no aceptar 200 millones. Casi mejor, porque visto lo visto, habría sido una falta de respeto del Real Madrid pagar solo esa cantidad por un jugador que está llamado a llegar a cotas jamás antes alcanzadas en la historia del fútbol.

Más información: 20 MINUTOS.