Saúl Craviotto y Mireia Belmonte serán los abanderados de España en Tokio 2020.


Saúl Craviotto y Mireia Belmonte serán los abanderados de España en Tokio 2020.

Era un secreto a voces. Un sueño pospuesto por culpa de la pandemia y que hoy, doce meses después de la fecha inicialmente prevista, la Junta de Federaciones Olímpicas ha hecho oficial. Saúl Craviotto y Mireia Belmonte serán los abanderados de España en la ceremonia inaugural de Tokio 2020. Dos deportistas en lugar de uno para reivindicar una igualdad que quiere ser uno de los estandartes del olimpismo en la cita nipona, donde por primera vez habrá paridad de género entre los atletas.

La designación de dos medallistas para portar la bandera nacional, adelantada por ABC en febrero del año pasado, se había utilizado en contadas ocasiones hasta ahora y todas en los Juegos Olímpicos de Invierno. Fue el COE, en una consulta informal de su presidente –Alejandro Blanco–, el que abrió la puerta para poder contar en Tokio con una imagen que diera la vuelta al mundo. Al COI le pareció tan bien que decidió exportar la idea y animar a los países a utilizarla, lo que hará que en Tokio haya más parejas de abanderados como la española.

Tanto Mireia Belmonte como Saúl Craviotto habían hecho méritos suficientes como para ser elegidos por la Junta de Federaciones Olímpicos. Ambos suman cuatro medallas en los Juegos y, aunque el piragüista cuenta con un oro más, en el COE se entiende que los dos cuentan con logros similares. Por eso, el sí del COI a los dos abanderados evitó un debate doloroso en el seno del olimpismo español.

Para Craviotto serán sus cuartos Juegos. El catalán ganó el oro en K2 500 en Pekín 2008, luego fue plata en K1 200 en Londres 2012 y en Río 2016 ganó dos medallas más, oro en K2 200 y bronce en K1 200. Cuádruple reconocimiento, que le sitúa a la estela de David Cal como deportista con más medallas de la historia, al que podría igualar o superar si las cosas le van bien en Tokio, donde participará en el K4 con muchas opciones de subir al podio y, seguramente, hará doblete en una prueba individual.

Mireia Belmonte llegará a Tokio con más dudas. Hasta ahora, la nadadora cuenta con dos mínimas para la cita olímpica, cifra que intentará aumentar en los próximos Europeos, en los que deberá empezar a verse su auténtico nivel de cara a Tokio 2020. Como Craviotto, si sube al podio en Japón igualaría a Cal con cinco metales, que superaría en caso de doble alegría. Para Belmonte, los asiáticos serán sus terceros Juegos tras las dos platas logradas en Londres 2012 (200 mariposa y 800 libre) y los dos metales de Río 2016 (oro en 200 mariposa y bronce en 400 estilos).

Más información: ABC SEVILLA.