Todos se arrodillan.


Todos se arrodillan.

Si hay algo que va a marcar la reanudación de la NBA, más allá del coronavirus, es la muerte de George Floyd. Fallecido el 25 de mayo cuando un agente policial colocó su rodilla sobre el cuello durante un arresto, su muerte ha vuelto a poner sobre la mesa uno de los problemas más graves a los que se sigue enfrentando Estados Unidos: el racismo. Como ya ha pasado en otras ocasiones, la reacción por el país (y otras partes del mundo) provocó una oleada de protestas en las que hubo una participación activa del sector baloncestístico, incluso con voces alzándose para pedir la cancelación de una temporada que, en esas fechas, ya se sabía que se iba a reanudar.

Las protestas en la reanudación no se han hecho esperar, y en el primer partido oficial en cinco meses la respuesta ha sido unánime. La totalidad de los jugadores de New Orleans Pelicans y Utah Jazz, rivales de ese primer encuentro, se han arrodillado durante el himno, al igual que los cuerpos técnicos de ambos conjuntos y los árbitros del choque. Algo que se ha vuelto rápidamente viral en redes sociales y que ya hizo Colin Kaepernik, jugador de fútbol americano, como protesta contra el racismo existente en Estados Unidos y que se multiplicó tras la muerte de Eric Garner, similar en la de George Floyd, pero en 2014. La imagen se ha repetido en el Lakers-Clippers, de nuevo con todos los jugadores hincando la rodilla.

La NBA se ha asegurado de que ningún jugador reciba sanciones por arrodillarse durante el himno o protestar de alguna otra manera. La competición norteamericana ha tenido una respuesta casi unánime a la muerte de Floyd y ha apoyado públicamente las protestas multitudinarias generadas en consecuencia. Además, los lemas puestos en la parte de atrás de las camisetas de muchos baloncestistas se han empezado a ver en ese primer encuentro. Se espera que en el resto, la protesta pacífica siga siendo una constante en la temporada más difícil de la historia del baloncesto. En todos los sentidos.

Más información: AS.