Un impresionante zarpazo de Vinícius le da el triunfo a un Madrid más líder ante el Sevilla.


Un impresionante zarpazo de Vinícius le da el triunfo a un Madrid más líder ante el Sevilla.

Un zarpazo de Vinícius decidió un partido intenso, jugado de poder a poder y decidido por la inmensa calidad del brasileño, un jugador totalmente distinto y confirmado ya como una gran estrella. El Sevilla fue mejor durante buena parte del choque, pero perdonó en exceso y los de Ancelotti se llevaron el choque reforzaron su liderato.

Demostró desde el primer minuto el conjunto de Julen Lopetegui que no llegaba al Bernabéu a especular, y a la presión alta de los madridistas respondió saliendo con el balón bien jugado desde atrás y mandando con el balón hasta que, en un córner, llegó el primer gol del choque. La pizarra del técnico vasco funcionó y el mejor rematador del equipo, Rafa Mir, se encontró con el balón solo en el punto de penalti para cabecear y enviar el balón a la red.

Estaba el Real Madrid contra las cuerdas, y el segundo estuvo a punto de caer tras un error en la entrega de Carvajal. Sin embargo, en esta ocasión Rafa Mir se encontró con Alaba primero, que sacó el balón bajo palos, y con Courtois después, que se hizo gigante.

Poco a poco, el conjunto blanco comenzó a hacerse con el mando del choque. Una llegada de Carvajal la remató Vinícius muy desviado y un chut de Kroos se perdió alto. Escaso bagaje. Y enfrente, el Sevilla hacía mucho daño con cada llegada, acariciando de nuevo el gol en una jugada en la que Ocampos sentó a Casemiro y remató al larguero.

Había perdonado el Sevilla, y lo pagó caro. Un remate lejanísimo de Militao no fue capaz de blocarlo Bono, que dejó el balón muerto en el área. Benzema, el más rápido, aprovechó el regalo y empató.

Antes del descanso, el Sevilla reclamó un penalti sobre Ocampos en un contacto de Alaba, mientras que Asensio desperdició una gran ocasión en un remate perfecto para su zurda que mandó alto.

Tras el paso por vestuarios, el choque fue un monólogo sevillista en una demostración de personalidad y de que es un equipo que está para pelear por la Liga. Sin embargo, el dominio visitante no se tradujo en ocasiones claras ante un Madrid bien replegado y que esperaba para golpear a la contra. La tuvo muy clara Asensio en un error en el medio de los hispalenses, pero el chut del balear se perdió desviado por muy poco. También la tuvo Vinícius en una contra, pero no parecía el día del brasileño, su disparo a la carrera se fue muy alto.

La gasolina pareció acabársele a los de Lopetegui en el tramo final, y la entrada de Valverde y Camavinga volcó definitivamente el campo hacia el otro lado, el mando ya era del equipo blanco, que merodeaba el área de Bono.

Todo parecía abocado al empate, hasta que una aparición estelar de Vinícius lo cambió todo. El brasileño es otro jugador, parece tocado por una varita. Pese a su flojo partido, agarró el balón a muchos metros desde su zona preferida, la izquierda, y tras zafarse de su marcador se sacó un zarpazo impresionante que se coló por la escuadra hispalense.

Lo intentó hasta el final el Sevilla, pero se topó con un inmenso Courtois que se lució en el descuento ante un remate de Delaney para dejar los tres puntos en el Bernabéu.

Más información: 20 MINUTOS.