Villarreal-Real Betis (1-2): Si no de seis puntos, de cuatro por lo menos.


Villarreal-Real Betis (1-2): Si no de seis puntos, de cuatro por lo menos.

Triunfo meritorio y de peso el que cosechó este domingo el Betis en su visita al Villarreal, un rival directo por Europa que, ahora, queda a tres puntos de los de Pellegrini, que se llevan también el ‘goal-average’ particular. Y eso que el VAR impidió una recta final plácida para los verdiblancos, de morado esta jornada, pues un rigurosísimo penalti de Emerson, que había puesto el 0-2 al poco de la reanudación, metió en el partido a los de Emery, si bien nada ni nadie pudo amargar la resurrección goleadora de Fekir y, en definitiva, evitar un golpe en la mesa de cuatro puntos, si no de seis.

De inicio, mucho respeto entre castellonenses y heliopolitanos, luchando ambos por hacerse con el control del centro del campo, aunque sin lograr del todo imponerse ninguno. Parejo y Fekir se apuntaban a ser los elementos desequilibrantes, si bien las ocasiones se hicieron esperar. La primera más o menos reseñable fue de Guardado, que empalmó cerca del larguero tras el rechace a un córner forzado por Ruibal. A renglón seguido, Joel y la pareja Mandi-Víctor Ruiz hubieron de emplearse a fondo para evitar que Moi Gómez, primero, y Alcácer, a continuación generasen peligro, una muestra de que las alternativas serían constantes.

El guion se perpetuaba en esta misma línea: en el 19, Pau Torres bloqueó el disparo a bocajarro de Aitor, mientras que Emerson se lanzaba al suelo para cortar la peligrosa contra que ‘perpetraba’ Pedraza por banda izquierda. Un encuentro muy táctico en La Cerámica, destinado a decidirse por detalles, razón por la que anfitriones y visitantes buscaban aprovechar la más mínima oportunidad. De hecho, el ecuador de esta fase se rebasaba sin novedad al frente. En el 28, Moi Gómez cabeceó flojo en el segundo palo un centro de Gerard Moreno que parecía más dañino.

Cumplida la media hora, una pérdida de Parejo ante Ruibal invitaba a pensar en un desajuste clave, pero el catalán erró al conectar con Canales, permitiendo a la defensa abortar el peligro. La presión alta de los morados resultaba exitosa, provocando recuperaciones y faltas como aperitivo a algo mejor. A nueve del intermedio, una pared entre Fekir y el cántabro acabó en un disparo al lateral de la red del campeón del mundo, indetectable por su ubicuidad las más de las veces. La respuesta amarilla supuso un susto, aunque la petición de mano en el área (de Mandi, que se lanzó al suelo) carecía de cualquier base, como demostraron las repeticiones.

Todo hacía indicar que se alcanzaría el descanso con tablas, quizás lo más justo visto lo visto, aunque la última acción del primer tiempo llevó la contraria a la lógica: Miranda pone en juego de banda rápidamente, Parejo prolonga hacia atrás y Nabil, con la calidad enorme que atesora, la amortigua con el cuerpo para revolverse ante su par, Pau Torres, y ponerla con su pierna mala al palo contrario, imposible para Asenjo. El mejor momento posible para romper un gafe ante la meta contraria que duraba ya casi cinco meses. Demasiado para un ‘crack’ que ha seguido cumpliendo en otros apartados trascendentes (personalidad, asistencias, galones), pero que se quita un peso de encima.

La reanudación arrancó con una inercia esperanzadora. Y es que un córner bien atajado por Joel estuvo muy cerca de significar el 0-2: Loren maquina desde campo propio, conectando bien con Fekir y Canales para que la zaga castellonense hubiera de emplearse a fondo para taponar por dos veces los disparos verdiblancos. Gerard Moreno, perseguido en todo momento por Miranda, disparaba sin fuerza antes de cumplirse el quinto minuto, ratificando que las sensaciones sonreían a un Betis más sereno con el marcador a favor. De hecho, volvió a rozarse a renglón seguido la sentencia: Guardado roba y encuentra al marbellí, que espera para devolverla al mexicano, despejando Asenjo a córner su trallazo algo escorado. Lo sacaron en corto los de Pellegrini, centrando Sergio a pierna cambiada para que Emerson se adelantara al meta amarillo y peinara a las mallas.

Incluso, el conjunto heliopolitano pudo hacer más sangre de un Villarreal claramente grogui, pero Asenjo desvió con los pies el lanzamiento de Ruibal. Una ocasión perdida, pues los de Emery, lógicamente, tocaron a rebato en pos de un gol que les metiera en el partido. Hasta ahora, los morados habían evitado un repliegue otras veces letal, si bien el cansancio empezaba a hacer mella en todos. Pero ya tardaba muchi el VAR en hacer de las suyas, con lo que Alberola Rojas instó a Gil Manzano a ver repetido mil veces en el monitor un leve roce en el codo de Emerson a cabezazo de Alcácer que apenas desvía su trayectoria. Insuficiente a todas luces, pero Gerard Moreno aprovechó el regalo desde los once metros.

Joel, en el 68, tiró de reflejos para evitar con una soberbia parada el doblete del ‘7’ local, que habría supuesto un injustísimo empate, si bien esa acción aislada había cambiado definitivamente el ánimo de unos y otros. El meta getafense volvió a mostrarse seguro ante el lanzamiento desde la frontal de Moi Gómez. El Betis esperaba una oportunidad para dar el zarpazo definitivo al contragolpe. Lo tuvo Canales, con la pierna mala como Nabil, aunque su derechazo sólo merodeó el ángulo por fuera. Pellegrini, con todo, optó por pertrecharse por dentro, doblando lateral en el carril derecho con Montoya y Emerson.

Fekir, que lanzó muy alto una falta lateral en un intento por sorprender a Asenjo, tuvo la siguiente para los heliopolitanos, que parecían haberse sacudido el empuje amarillo, si bien un centro-chut de diestra por parte de Gerard ponía los pelos de punta a todos los que sienten en verde y blanco. A uno y medio de que se cumpliera el tiempo reglamentario, Joel volvió a mostrarse muy atento para salir de su área chica para evitar que Bacca controlara en boca de gol. En pleno alargue, el árbitro se precipitó al señalar una clara falta de Miranda a Rubén Peña que acabó en tanto de Raba, que ya no valía. Una compensación que reactivaba la justicia.

FICHA TÉCNICA.-

Villarreal C.F.: Asenjo; Rubén Peña, Albiol, Pau Torres, Pedraza (Estupiñán 61′); Foyth (Jaume Costa 88′), Parejo, Moi Gómez (Fer Niño 88′); Gerard Moreno, Álex Baena (Raba 61′) y Alcácer (Bacca 61′).

Real Betis: Joel; Emerson, Mandi, Víctor Ruiz (Sidnei 78′), Miranda; Guido Rodríguez, Guardado; Aitor Ruibal (Montoya 82′), Fekir, Canales; y Loren (William Carvalho 83′).

Árbitro: Gil Manzano (extremeño). Amarillas a los locales Parejo, Foyth y Rubén Peña, así como a los visitantes Emerson y Miranda.

Goles: 0-1 (45′) Fekir; 0-2 (52′) Emerson; 1-2 (65′) Gerard Moreno, de penalti.

Incidencias: Partido disputado a puerta cerrada en el Estadio de La Cerámica bajo una fina lluvia.

Más información: ESTADIO DEPORTIVO.