El país de los bares ante su año de terror que ya ha borrado un millón de empleos