Los hosteleros de Sevilla se manifiestan y denuncian que «estamos llegando al límite».


Los hosteleros de Sevilla se manifiestan y denuncian que «estamos llegando al límite».

Los hoteleros de Sevilla capital y provincia han protagonizado a lo largo de esta mañana una protesta masiva por las calles de la ciudad en la que han denunciado su delicada situación laboral debido al coronavirus. De hecho, durante las protestas recordaron que, desde que comenzara la pandemia, más del 20 por ciento de los negocios ha tenido que cerrar sus puertas.

Se trata de la tercera manifestación de los hosteleros en un plazo de siete meses para pedir ayuda a las administraciones ante la compleja situación que están sufriendo en los últimos doce meses.

La marcha dio comienzo a las 11.00 horas en la Campana y de ahí se han ido desplazando hacia la Plaza de España. Los hosteleros han reclamado «ayudas directas urgentes» y recordaron que «somos uno de los sectores más castigados económicamente por esta pandemia».

En palabras Antonio Luque Ortega, presidente de la Asociación de Hosteleros de Sevilla, «no podemos más, realmente estamos al límite. La hostelería representaba el 7% del PIB andaluz antes de la pandemia y hoy tenemos 10.000 negocios cerrados y 70.000 trabajadores en la calle; y aún queda la finalización de los ERTE».

En un comunicado mandado por la Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía y la Asociación de Hosteleros de Sevilla y provincia, en coordinación con todas las demás asociaciones y federaciones españolas del sectorse, se indica que «la hostelería no puede aguantar más. Un año después del inicio de las restricciones y del abandono de las instituciones, la situación del sector es crítica. Alarmante. Realmente estamos ante la última oportunidad de salvar un pilar básico de la economía española y andaluza. No hablamos de rentabilidad, hablamos de supervivencia de empresas. De puestos de trabajo. De personas».

Andalucía, un 20% de la pérdida total de empleo.

Asimismo aseguran que «en el conjunto de España, unos 85.000 negocios han cerrado definitivamente, según datos de la patronal nacional, con una pérdida de 300.000 empleos. En Andalucía, estimamos que más de 10.000 establecimientos ya no volverán a abrir; y tenemos en la calle a casi 70.000 trabajadores. El tamaño del desastre es evidente. Y aún queda la finalización de los ERTE. Según datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), Andalucía representa el 20% de la pérdida total de empleo en el conjunto de la hostelería de España. Y a día de hoy, la única ayuda directa que la Junta de Andalucía ha dado a nuestro sector es un pago único de 1.000 euros a los autónomos. Muchos anuncios, muchos titulares, pero no recibimos nada».

Asimismo, indican que «la hostelería ha mantenido desde el primer día una actitud colaborativa y propositiva. Hemos ofrecido nuestra disposición a participar en el diseño y aplicación de las restricciones, para modularlas y obtener el mismo resultado sanitario con la menor afectación posible a nuestro sector. Ni se nos ha escuchado». «Nuestra mano -prosiguen- sigue tendida, pero no sólo necesitamos que nos oigan. Necesitamos trabajar. La hostelería se salvará sola, como siempre ha hecho. Nunca ha pedido, siempre ha aportado riqueza a Andalucía y a España. La hostelería no es un foco de contagio; es un foco de empleo».

«Estos días se cumple el primer aniversario de la pandemia. No queremos que haya que conmemorar un segundo, porque a ese no llegaremos. Queremos trabajar y tenemos que recibir ayudas que ya van tarde. Necesitamos que la vacunación se agilice. Exigimos comprensión de nuestros gobiernos y empatía, pero sobre todo lo que exigimos es compensación por el tremendo daño que se nos ha hecho», finaliza el comunicado.

Más información: ABC SEVILLA.